estos investigadores están limpiando las estatuas de mármol de Miguel Ángel con bacterias

Las estatuas de Miguel Ángel son, sin duda, uno de los tesoros más importantes que conservamos del Renacimiento. Sin emabargo, el mármol se ensucia y se mancha, por lo que requiere un trabajo especial de mantenimiento y restauración. Pues en Italia han estado probando una alternativa de lo más peculiar: esparcir bacterias en el mármol para que ellos se encarguen de todo.

Como detalla el New York Times, un equipo de científicos y restauradores ha estado probando en secreto esta técnica en el Capilla de los Medici en Florencia. El equipo ha utilizado bacterias que se alimentan de pegamento, aceite y fosfatos para eliminar algunas de las manchas rebeldes de las estatuas. El resultado, al parecer, ha sido muy bueno.

Deja que las bacterias se lo coman

Si has tenido la oportunidad de visitar la Capilla de los Medici en Florencia, seguro que recordarás las esculturas de Aurora y Crepúsculo encontradas a los pies de Lorenzo II de Medici. A pesar de las diferentes restauraciones y limpiezas (más o menos fortuitas) que ha recibido la tumba, esta obra de Miguel Ángel tenía manchas muy profundas e incluso deformaciones. ¿La razón? Un entierro algo irregular.

Específicamente, el entierro de Alejandro de Medici, quien fue asesinado por su primo Lorenzo de Medici el 6 de enero de 1537. Su cuerpo fue envuelto en una alfombra y arrojado al sarcófago de su padre (no biológico) Lorenzo II de Medici. No fue destripado, es decir, no les quitaron las vísceras. Pasaron los años, el cadáver se descompuso y se filtró por el mármol de Miguel Ángel, provocando las manchas que mencionamos anteriormente.

¿Cómo se ha limpiado esta suciedad? Usando una bacteria llamada Serratia ficaria SH7 (que proviene de suelos contaminados por materiales pesados ​​de una mina en Cerdeña). En palabras de Monica Bietti, ex directora del Museo de las Capillas de los Medici, «SH7 se comió a Alessandro».

Sin embargo, la primera vez que se utilizó esta técnica fue en la tumba de Giuliano di Lorenzo, duque de Nemours, que también fue esculpida por Miguel Ángel. Esta tumba es similar al de su hermano Lorenzo, pero las dos figuras de la parte inferior son alegorías del día (hombre) y la noche (mujer).

El equipo usó Pseudomonas stutzeri CONC11 (una bacteria aislada de los desechos de la curtiduría) para el cabello de la estatua y Rhodococcus sp. ZCONT (proveniente de pisos contaminados con diesel) para limpiar los oídos. Para el rostro de noche (la figura femenina) utilizaron paquetes de microgel de goma xantana, que es un derivado del Xanthomonas campestris.

El resultado, aparentemente, ha sido muy bueno. La tumba de Lorenzo II de ‘Medici ahora está libre de los restos de Alessandro. Los investigadores planean presentar oficialmente los resultados del proyecto en junio.

Vía | New York Times
Imagen | Rufus46 con licencia CC BY-SA 3.0

Leave a Reply