la promesa de un grupo de investigadores con su aerogel aislante

La cancelación activa de sonido es un invento que nos ayuda a muchos de nosotros a afrontar situaciones en las que el ruido ambiental es tan invasivo como molesto. Es fundamental en entornos ruidosos como obras de construcción o para el personal del aeropuerto en pista, y en relación a este ruido es la idea de un aerogel que pueda insonorizar motores de aviones.

Una propuesta presentada por un grupo de investigadores de la Universidad de Bath, que buscaba encontrar una solución a este problema que, sobre todo, era ligero. Por eso lo ven como una posible solución en el ámbito de los vehículos aéreos, así como de los vehículos terrestres y marinos.

Cómo envolver el motor de un avión con merengue

La curiosa idea se publicó en la web de la universidad, aunque el estudio en sí ya había sido publicado en Nature. Se denominan «merengue» por la textura que deja el aerogel, compuesto de óxido de grafeno y alcohol polivinílico.

Michele Meo, investigadora principal del proyecto, explica que buscaban obtener un producto de baja densidad y bajo peso, algo que lograron combinando estos materiales. La estructura resulta ser como una esponja, especialmente a medida que subimos los aumentos.

El equipo habla de reducir el ruido del motor de la aeronave hasta en un 80%, un porcentaje considerable sobre todo teniendo en cuenta que la adición de este material no supondría un gran aumento de peso. Como describen, un metro cúbico de aerogel pesa 2,1 kilogramos, lo que significa que tiene una densidad muy baja.

Por lo tanto, Meo hace la asociación (en términos generales) de que la técnica podría compararse con la creación de merengue, ya que para ello se baten las claras y se almacenan aire. De hecho, en el proceso de fabricación que describen (que no es demasiado complejo en un entorno de laboratorio) en funcionamiento hay una centrífuga de 20.000 rpm en funcionamiento durante 15 minutos.

Lo que prometen es una reducción de unos 105 decibeles a 16, algo que rápidamente es difícil de creer porque más o menos lo «traducen» como pasar el ruido normal de un motor de avión a lo que produce un secador de pelo. Los investigadores ven un futuro para este material en el transporte en general e incluso en la construcción, de hecho quizás muchos de nosotros tengamos o estemos familiarizados con la solución casera de paneles con material absorbente para aislar el ruido (que es una espuma).

Por lo tanto, queda por ver si resulta ser algo realmente útil y aplicable en esos campos, en el mejor de los casos como una ayuda (o remedio) para los auriculares con cancelación de ruido. Sobre todo en unos 18 meses, que es cuando calculan que empezará a utilizarse.

Leave a Reply