menos impuesto sobre la renta personal para teletrabajadores no residentes

El Gobierno ha publicado el anteproyecto de ley conocido como ‘Ley de Startups’, norma que prevé incentivos fiscales para que las empresas extranjeras emergentes se establezcan en España. Entre estas ventajas fiscales, el texto incluye una serie de reclamos para convencer a teletrabajadores extranjeros y nómadas digitales de elegir nuestro país como destino para trabajar de forma remota, principalmente a través de una visa especial para ellos, facilidades para acceder al Impuesto sobre la Renta de No Residentes (IRNR) y una rebaja en esta tasa.

El IRNR es un impuesto que, hasta ahora, grava las rentas obtenidas en territorio español por personas físicas y entidades no residentes en nuestro país, es decir, trabajadores y empresas que obtienen ingresos en nuestro país y no permanecen más de 183 días en España. Asimismo, también se aplica a los miembros de misiones diplomáticas, oficinas consulares y otros funcionarios extranjeros activos en nuestro territorio.

Este proyecto de ley contempla incluir a los extranjeros desplazados a España por teletrabajo entre las personas que pueden someterse al IRNR, flexibilizando las condiciones para acceder a él, como la reducción del requisito de no haber sido residente fiscal en España en los diez años anteriores a la solicitud de este régimen fiscal, que ahora es de cinco años. Asimismo, el plazo en el que un no residente puede disfrutar de este impuesto se amplía de cinco a diez años.

Las personas que soliciten someterse a este régimen tributario deberán acreditar su estatus de teletrabajador internacional, que la ley define como empleados de empresas radicadas fuera del territorio nacional que viajan para cumplir con sus obligaciones laborales con nuestro país a través de medios telemáticos o profesionales independientes que también trabajan de forma remota por medios digitales y cuyos ingresos provienen mayoritariamente de empresas extranjeras, con un límite de ingresos de España del 20%.

Hasta ahora, el tipo impositivo IRNR para personas con rentas anuales de hasta 600.000 euros era del 24%, un porcentaje que este proyecto de ley reducirá, en caso de aprobarse, al 15% por un período máximo de cuatro años. A partir de 600.000, la tasa impositiva es y seguirá siendo del 47%.

El plano también elimina la obligación de realizar pagos a plazos del impuesto sobre la renta de los no residentes en los dos años posteriores a aquél en el que la base imponible sea positiva.

Visa para teletrabajadores

En cuanto al visado para teletrabajadores, la norma contempla que los extranjeros no residentes en España que deseen viajar a nuestro territorio para trabajar de forma remota Podrán solicitarlo siempre que demuestren su condición de teletrabajadores a nivel internacional., cuyos requisitos ya se han indicado anteriormente.

Esta autorización para vivir y trabajar legalmente en nuestro país tendrá una vigencia máxima de un año, y una vez vencido, los teletrabajadores podrán solicitar el permiso de residencia de un trabajador remoto internacional por un período máximo de dos años más, siempre que mantengan las condiciones para las que obtuvieron el visado en primera instancia.

La brecha del teletrabajo: cara a cara, la productividad y la flexibilidad se enfrentan a trabajadores y gerentes en el retorno a la normalidad

Ventajas para startups

Para las startups, este estándar también reduce la tasa impositiva sobre el impuesto de sociedades y el impuesto sobre la renta de no residentes, de la tasa general del 25% al ​​15% en el primer período impositivo en el que la base imponible sea positiva y en los tres siguientes, siempre que mantenga la condición de empresa emergente.

Asimismo, incluye la posibilidad de que las startups soliciten la aplazamiento del impuesto sobre sociedades o de la deuda por impuesto sobre la renta de no residentes en el primer año en que la base imponible es positiva y en el siguiente, con renuncia a garantías y sin devengo de intereses de demora, por un período de 12 y 6 meses respectivamente.

También contempla medidas favorables a las opciones sobre acciones. Específicamente, se eleva el importe de la exención de 12.000 a 45.000 euros anuales en el caso de entrega por puesta en marcha de acciones o participaciones derivadas del ejercicio de opciones de compra y se flexibilizan las condiciones para la generación de acciones propias en sociedades de responsabilidad limitada.

En cuanto a la inversión extranjera, La base máxima de deducción para invertir en empresas de nueva o reciente creación se eleva de 60.000 a 100.000 euros anuales., el tipo de deducción – que va del 30 al 40% – y el período que se considera de reciente creación, que sube de 3 a 5 años, en general, oa 7 para empresas biotecnológicas, energéticas o industriales.

Además, el anteproyecto incluye la no obligación de obtener el número de identificación de extranjero (NIE) para inversores no residentes, requiriendo únicamente que tanto ellos como sus representantes obtengan los números de identificación fiscal (NIF).

Airbnb quiere reinventarse como plataforma para nómadas digitales: estadías más largas, trabajo a distancia y descuentos para probar otros lugares

Consulta pública

El anteproyecto de ley, publicado ayer por el Gobierno de España, sy ahora se someterá a consulta pública para recibir la opinión de los ciudadanos sobre la norma.. Las personas interesadas en enviar sus comentarios pueden hacerlo hasta el 21 de julio a la siguiente dirección del Ministerio de Economía y Transformación Digital: sgted@economia.gob.es.

Una vez cerrada la consulta, el Gobierno estudiará posibles variaciones a raíz de los comentarios de la ciudadanía antes de llevar el proyecto al Congreso, donde las posibles enmiendas se someterán a debate y se votará su aprobación o rechazo.

Leave a Reply