Por qué la depreciación de las centrales nucleares ha puesto a las empresas eléctricas en pie de guerra

Durante la conversación que tuvimos hace varias semanas, Alfredo García, un divulgador de la energía nuclear muy conocido en Twitter por su alter ego @OperadorNuclear, nos explicó lo importante que le parece proteger la vida operativa de centrales nucleares durante el tiempo necesario para que las empresas propietarias recuperen la inversión realizada:

“En realidad, esos cuarenta años definen un plazo mínimo en el que hay que garantizar que la planta funcione de forma correcta y segura para asegurar la inversión realizada. No es una fecha de vencimiento. Una central no puede durar treinta años porque entonces no se amortizaría por completo, pero una vez que haya cumplido cuarenta años y se haya mantenido de forma segura, y mientras el organismo regulador garantice que funciona de forma segura y rentable, esa planta podrá seguir funcionando durante muchos años más ”, asegura Alfredo.

En Estados Unidos, algo más del 90% de las centrales nucleares ya tienen permiso para operar durante 60 años. Y por solo unos días este país ha tres centrales autorizadas Funcionará durante 80 años, pero este modelo es actualmente inasequible en España porque el apagón nuclear augura que en 2035 cesará la actividad de la última central nuclear que permanecerá en funcionamiento ese año, la de Trillo, en Guadalajara.

La transición energética plantea desafíos que no son fáciles de resolver

Aún no está del todo claro cómo será el modelo energético por lo que España apostará a medio plazo, pero sabemos que las energías renovables tendrán un papel indiscutible en ello. Y son buenas noticias respaldadas por la mayoría de los expertos.

Sin embargo, aún no hay consenso sobre las energías que deben actuar como respaldo de renovables. Hay quienes defienden que la energía nuclear encaja como un guante en este rol, y también quienes abogan por otras alternativas, como el almacenamiento del excedente energético en baterías o el bombeo de centrales hidroeléctricas, entre otras opciones.

Aún no está del todo claro cuál será el modelo energético por el que España apostará a medio plazo, pero sabemos que las energías renovables tendrán un papel indiscutible en él

Afortunadamente, el camino hacia un modelo energético sostenible y respetuoso con el medio ambiente en el que nos hemos embarcado plantea pequeños obstáculos que también deben ser resueltos y, apegados al corto plazo, la entrada en vigor de la nueva factura de la luz es uno de ellos. Y es que la adopción de los nuevos husos horarios ha puesto en el punto de mira, una vez más, el costo de la electricidad.

En este complejo contexto, el Gobierno ha elaborado un anteproyecto de ley que busca, entre otras cosas y según los legisladores, reducir el precio de la factura de la luz. alrededor del 4.8% para los consumidores domésticos con esta estrategia: hacernos participar en la corrección del dividendo que reciben las plantas no emisoras de CO₂.

Suena complicado, pero, en realidad, no lo es tanto. Para entender lo que está pasando es necesario saber, por un lado, lo que dice el Gobierno y, por otro, lo que argumentan las empresas eléctricas. El primero apunta a cortar algo más que 1000 millones de euros al año la retribución que perciben las empresas eléctricas propietarias de centrales nucleares, hidroeléctricas y algunas eólicas como consecuencia del precio del CO₂ en el mercado de derechos de emisión.

El gran debate sobre si la producción de energía nuclear es cada vez más cara: nos lo explican dos expertos con distintas visiones

Las plantas que hayan entrado en funcionamiento después de 2005 no se verán afectadas por esta medida, y una parte de ese dinero, nuevamente según el Gobierno, se destinará a reducir el costo de la factura de la luz y el impacto económico que tendrá en los consumidores. la transición energética. Pero esta es solo una cara de la moneda. Las centrales nucleares son responsables de generar 67% de la electricidad afectada, por lo que el impacto de esta medida en sus arcas puede ser profundo, lo que ha provocado que las empresas eléctricas se pongan en pie de guerra.

Las eléctricas aseguran que las centrales nucleares españolas no se amortizan

La cita de Alfredo García con la que comencé este artículo defiende lo importante que es que las centrales nucleares permanezcan activas al menos durante todo su período de amortización siempre que, eso sí, sea posible garantizar la seguridad de las instalaciones. De lo contrario, las empresas propietarias no recuperarán la inversión lo han hecho en ellos, y las centrales nucleares darán pérdidas.

Según Foro Nuclear, que es la asociación que representa los intereses de la industria nuclear española, la tramitación del anteproyecto de ley que está preparando el Gobierno coloca a las centrales nucleares en una situación sumamente delicada. Según esta organización, las plantas no se amortizan e invierten aproximadamente anualmente 300 millones de euros para mantener la operatividad de las instalaciones.

Según Foro Nuclear, las centrales nucleares no se amortizan e invierten 300 millones de euros anuales para mantener en funcionamiento las instalaciones

Foro Nuclear asegura que el capital pendiente de amortizar es más de 5.500 millones de euros, y que en este contexto y como consecuencia del bajo precio de la electricidad, las centrales nucleares españolas están generando pérdidas. Esta cita textual de esta asociación refleja claramente el descontento de las empresas eléctricas con la nueva medida gubernamental: «El anteproyecto de ley, las tarifas, impuestos e impuestos vigentes y el contexto futuro del mercado aumentan la asfixia financiera del parque nuclear y el su cese de actividad.

Las disputas entre las eléctricas y el Gobierno nos preocupan como consumidores porque seguramente tendrán un impacto perceptible en la factura de la luz que pagamos Los usuarios. El desafío, sin duda, es contener el costo de la electricidad tanto como sea posible y diseñar una transición energética inteligente que no deje a nadie atrás. Crucemos los dedos para que tanto el Gobierno como las empresas eléctricas puedan estar a la altura mientras recorremos este camino juntos.

Imagen de portada | Foro Nuclear

Leave a Reply