Samsung ya tiene un prototipo capaz de estirarse un 30%

Samsung ya tiene un prototipo capaz de estirarse un 30%

Las pantallas OLED flexibles han levantado la prohibición. No solo nos han demostrado que es posible desarrollar dispositivos electrónicos equipados con cierto grado de flexibilidad, pero también algo que si cabe es aún más importante: que esta tecnología es útil si se aplica donde puede aportar algo.

El siguiente paso natural es desarrollar no solo pantallas flexibles, sino también circuitos electronicos elásticos que pueden coexistir con estas pantallas para permitirnos diseñar dispositivos que se pueden utilizar en escenarios de uso completamente nuevos.

Algunos grupos de investigación llevan mucho tiempo trabajando en esta idea, pero se han topado con un reto que no es fácil de superar: la necesidad de diseñar un sustrato elástico que resiste la tensión mecánica que conlleva el alargamiento sin degradarse ni fracturarse.

Este material debe actuar como soporte estructural de los componentes electrónicos que se alojarán en él, por lo que, además, también debe soportar el estrés térmico que llevan los procesos fotolitográficos que utilizamos actualmente. Y el problema es que los materiales elásticos que los investigadores han utilizado hasta ahora son muy sensibles al calor.

Así es como Samsung gana dinero: el secreto está en el IPHONE

El primer dispositivo biométrico elástico ya está listo

Afortunadamente, los investigadores de Samsung han encontrado la solución a este desafío. Y lo han hecho atacando el problema desde la raíz. Su propuesta ha sido publicada en la revista científica ‘Science Advances’, y recoge que han logrado diseñar un compuesto polimérico elástico el cual es capaz de actuar como sustrato y soportar fuertes elongaciones mecánicas sin degradarse y sin que esta tensión le impida recuperar su tamaño original.

Además, este nuevo material es muy resistente al estrés térmico, por lo que es compatible con los procesos fotolitográficos que utilizamos actualmente. Dos de los desafíos en el desarrollo de dispositivos electrónicos elásticos parecen haberse resuelto, pero esto no es todo.

El nuevo material desarrollado por estos investigadores es altamente resistente al estrés térmico, lo que lo hace compatible con los procesos fotolitográficos que utilizamos actualmente.

En su artículo, estos investigadores también explican que han diseñado componentes electrónicos que logran resistir el estrés mecánico asociado al alargamiento sin degradarse. ni perder sus propiedades eléctricas. Esta tecnología está dando sus primeros pasos, y es innegable que aún queda mucho por hacer, pero esta innovación nos invita a afrontar el futuro de estos dispositivos con optimismo.

En cualquier caso, todavía no nos hemos hecho la pregunta más importante: ¿en qué dispositivo han depositado esta tecnología? Su primera propuesta combina el sustrato elástico, una diminuta pantalla OLED flexible y un sensor en un solo dispositivo que es capaz de medir y visualizar en tiempo real. ritmo cardiaco del usuario.

Main2 estirable Oled

Aunque se trata solo de un prototipo, el dispositivo biométrico elástico que han desarrollado los investigadores de Samsung nos invita a contemplar el futuro de estos dispositivos con optimismo.

Este dispositivo biométrico es bastante compacto y se adhiere directamente a la piel del usuario (puedes verlo en la foto de portada de este artículo). Según sus creadores, se puede ampliar a aumentar su superficie en un 30% sin degradarse en lo más mínimo, y soporta 1000 alargamientos sin inmutarse.

Es solo un prototipo que pretende demostrar la viabilidad técnica y comercial de esta tecnología, pero en el camino se ha confirmado que los dispositivos elásticos biométricos nos permiten tomar medidas sin interrupción y Con más precisión que los tradicionales porque se adhieren directamente a nuestra piel y es posible colocarlos en la zona ideal (este prototipo se aloja junto a la muñeca y en la arteria radial).

El criterio de Rayleigh, explicado: la proximidad del límite físico del silicio nos recuerda que esta ecuación nos dice hasta dónde podemos llegar

Además, su elasticidad las hace muy cómodas, por lo que el usuario puede utilizarlas mientras duerme o hace ejercicio. Después de todo, son capaces de soportar el mismo estrés mecánico que nuestra piel. Y la posibilidad de incorporar una pantalla flexible propia nos permite prescindir de la necesidad de enviar la información que recogen a una pantalla externa, como la de nuestro teléfono móvil.

Aunque, como hemos visto, este dispositivo de Samsung es solo un prototipo, inicia un camino muy interesante porque nos pone ante nosotros la posibilidad de desarrollar dispositivos biométricos más preciso y menos intrusivo. También existe la posibilidad de que tengan un impacto positivo en la vida de algunas personas, y esto siempre es una buena noticia.

Samsung ha confirmado que su objetivo es refinar esta tecnología lo suficiente como para que sea posible producción a gran escala de este tipo de dispositivos biométricos elásticos. Pero esto no es todo. Los investigadores que han diseñado este lector de frecuencia cardíaca esperan desarrollar otros dispositivos similares capaces de medir la saturación de oxígeno, la actividad eléctrica del sistema neuromuscular de nuestro cuerpo o la presión arterial. Pinta bien, ¿verdad?

Más información | Avances de la ciencia | Samsung

Leave a Reply