una visión muy elegante de Stephen King en Apple TV +

Estamos tan acostumbrados a la narrativa convencional y muy bien digerida y a los recursos visuales de segunda mano de toda la serie (para dar paso a recuerdos, a puntos suspensivos, a Cliffhangers) qué cuando llega una producción que se aleja en parte de esas convenciones, sorprende con su atrevimiento. Es el caso de ‘Watchmen’, de ‘Devs’, de ‘Undone’, de ‘Muñeca rusa’, de la serie más radical de Adult Swim.

Apple TV +, a pesar de no tener el alcance ni el impacto de Netflix o HBO, está cuidando sus series de una manera extraordinaria. Incluso aquellos que se mueven bajo argumentos más predecibles, como ‘Ver’ o ‘Por toda la humanidad’ brillan en su apartado visual. Y junto a ellos, producciones como ‘Calls’, ‘Mythic Quest’ o ‘Servant’, entre muchas otras, que tienen al menos, capacidad para sorprender y deslumbrar con una planificación innovadora y arriesgada.

‘La historia de Lisey’ tiene como punto de partida un elemento que no puede ser más convencional y accesible: Stephen King. Sin embargo, Apple TV + ha puesto esfuerzo (y dinero, que a veces las ganas no dan tanto de sí) para hacer de esta una de las series de suspenso y terror del año, y ha contratado al propio King para escribir los guiones, algo que no lo había hecho desde episodios concretos de ‘The Stand’ y ‘La cúpula’, y antes de eso, en 2002 con la maravillosa y ahora olvidada mini ‘Rose Red’.

A eso se le suma un director caracterizado por el cuidado de su puesta en escena, Pablo Larraín (‘El club’, ‘Ema’), firmando todos los episodios y dándoles un tono común. Y un elenco absolutamente espectacular y muy bien dirigido, repleto de estrellas dedicadas a sus roles: Julianne Moore, Clive Owen, Jennifer Jason Leigh y Joan Allen, junto al menos conocido pero también brillante Ron Cephas Jones. Y Dane DeHaan.

Pasiones sumergidas

‘La historia de Lisey’ estrena hoy sus dos primeros capítulos, que seguirán llegando los viernes con cadencia semanal. Es una gran dosis, porque conviene saborear poco a poco sus cautivadoras imágenes y las apasionadas interpretaciones de su elenco, sobre todo una Julianne Moore que siempre parece estar a punto de romperse como si fuera de cristal.

La serie (que consta de solo ocho capítulos) cuenta la historia de la viuda (Moore) de un exitoso escritor, que es violentamente asesinado (Owen). Años más tarde, Lisey atraviesa problemas familiares con sus dos hermanas (Allen y Jason Leigh) mientras descubre preguntas ocultas sobre el pasado de su marido, y tiene que enfrentarse a un fan desatado (DeHaan). Una trama altamente kingiana, donde se detectan elementos de ‘Misery’, de las múltiples historias de King protagonizadas por escritores y de su también frecuente uso de poderes sobrenaturales, como en ‘La torre oscura’, ‘El resplandor’ y muchas otras.

'Mythic Quest': 11 guiños, referencias y parodias de esta precisa sátira de la industria de los videojuegos

Todo ello confluye en dos episodios iniciales que, gracias a un uso inteligente de las distintas épocas que componen la historia (los primeros éxitos del escritor, su infancia, los años felices con Lisey, el asesinato, el presente …) y cómo los sueños, las alucinaciones y las invasiones de algunas líneas de tiempo se cruzan en otras inventan una historia que sabe tanto a territorio familiar como a un grato deseo de innovar.

Aunque todavía quedan seis episodios por revelar, estas dos iniciales presentan un excelente ambiente, que no teme sumergirse en referencias pictóricas, en el terror sin sustos baratos e incluso en notas grotescas ocasionales. Puro Stephen King para una serie que sigue corroborando que, a pesar de su alcance más limitado en cuanto a audiencia, conviene seguir de cerca los lanzamientos de Apple TV +.

Leave a Reply